Buscar

SOMOS POBRES SOMOS DEL RAVAL



QUERIDOS AMIGOS,OS PRESENTO UN PEQUEÑO TEXTO QUE ESCRIBÍ HACE UNOS DIAS.....




SOMOS POBRES,SOMOS DEL RAVAL.


Nuestro equipo de colaboradores, los más estrechos colaboradores, los del día a día en la labor del Chiringuito de Dios es gente variopinta y lo que estadísticamente podríamos denominar, somos gente que pertenecen a la clase de los pobres.

Lo son no por propia elección, sino por los caprichos del destino o la injusticia que gobierna el mundo. Pero no se quejan, por lo menos yo no los escucho...vivimos nuestra vida en toda nuestra dignidad y con mucha personalidad. Ser pobre significa entre otras cosas lo siguiente:

No tener piso propio, sino vives en una habitación compartiendo el piso con otra gente en muchos casos no hay lavadora o no hay cocina o están en situación de desahucio.

No hemos ido de vacaciones a ninguna parte, nuestros días son un poco iguales, y en verano en agosto estamos como en otros meses viviendo en el mismo barrio haciendo las mismas cosas, en nuestro caso nos sentimos privilegiados, somos del Chiringuito de Dios. Tenemos una Misión y una tarea que nos llena el día y el corazón.

No tenemos coche y vivimos con lo mínimo con algún subsidio del Estado...que no cubre ni en lo mínimo nuestras necesidades básicas de un mes. Pero gracias al Chiringuito de Dios, tenemos una ayuda añadida...ser pobre significa que no vas de compras, sino consigues tu comida, ropa y otros bienes de consumo cotidiano atreves del arte de intercambio de productos de segunda mano, el trueque y de lo que en el lenguaje callejera se llama, " buscarse la vida..."

Ser pobre significa que no tenemos una Mutua ni en muchos casos la cobertura para la salud de la Seguridad Social.

Ser pobre significa que vives con problemas de salud, como unas dentaduras enfermas, rota y te cuesta masticar la comida de textura dura...El pan bueno con costra, la manzana, o la carne, por ejemplo.

Ser pobre significa que a menudo te falta para comprar tu tabaco y tienes que pedirlo o coges directamente de la calle las colillas. Nuestra gente, los del equipo encuentran en nuestra tienda de segunda mano, la Botigueta solidaria, la ropa, el calzado, las mantas para la cama y otras necesidades de vestir...

Nos gustaría naturalmente no ser pobres pero la vida en el Raval y nuestra tarea en el Chiringuito de Dios nos llena y no envidiamos lo que otros tienen o viven...

Para servir eficazmente a los pobres del Raval, que es gente de todo el mundo y gente de toda una paleta amplia de patologías, vicios, y personalidades mil y una...hay gente embustera, peligrosa y difícil...estamos nosotros en la mejor posición de atender, mejor como cualquier asistente social o profesional de la atención al pobre o al sin techo o al drogadicto o alcohólico...y todas las otras problemáticas, porque somos como ellos, nos conocemos porque vivimos donde ellos viven y malviven y nos conocemos porque nosotros también éramos de la calle y vivimos en el mismo barrio sin privilegios. No cobramos nomina para lo que hacemos, lo nuestro es vocación o algo parecido. No hay vacaciones. Nuestra jubilación es incierta, nuestro futuro y vejez es una incógnita sin el cojín burgués de

una jubilación en metálico, a lo mejor ni lo vamos a vivir, pero no nos preocupa demasiado porque vivimos al día en el presente. Esto es la comunidad del Chiringuito de Dios.

PS. para ser verdadero, debo admitir; yo he abrazado voluntariamente la vida en pobreza vocacional y he hecho un pacto con Dios y eso hace ya mucho, no querer ser rico nunca en mi vida ni tener abundancia. Pero yo estoy en mucho mejor situación como mi gente. Él ánimo es sacar a cada uno de ellos de la pobreza deshumanizante…y colaborar con ellos y con cada uno de ellos para llegar a una situación de vida que permite vivir en autonomía personal, libre de las dinámicas crueles de la pobreza, y llegar a ser colaboradores y pertenecer a una familia, la comunidad del Chiringuito de Dios.

PPSS.

A continuación, añado una pequeña lista de artículos que siempre nos hacen falta en el servicio a los hermanos de la calle. Muchas veces se nos pregunta, ¿Qué más os hace falta?

Aquí va:

Azúcar

Leche

Café

Margarina

Aceite de oliva (estos artículos son los cinco dedos del Chiringuito de Dios)

El chiringuito de Dios vive de donativos y de la venta de artículos de segunda mano en su tienda, La Botigueta Solidaria.

Gracias a estas donaciones somos efectivos en servir al quien no tiene nada y a varias familias del Raval con pocos recursos.

2º Corintios cap.6 vers. 10 dice lo siguiente:

Hablando un seguidor del Nazareno:

" Como entristecido, más siempre gozosos; como pobres, más enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo."

Así me siento yo.

Finalmente me queda dar un sincero muchas gracias y de corazón, a todos aquellos que nos acompañáis con hechos y ayudas varias en esta aventura del Chiringuito de Dios, haciendo feliz al infeliz.


¡Un abrazo Wolfgang!


10 de octubre 2021, Raval


WOLFGANG STRIEBINGER

FUNDADOR Y DIRECTOR DE ÉL CHIRINGUITO DE DIOS Y SU ASOCIACIÓN 'CAN SALAAM'.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo